¿Cómo influye la madera en el tono de una guitarra acústica?

¿Qué madera es mejor para una guitarra acustica? Algo que tenemos muy claro después de más de 20 años de experiencia es que una de las características más importantes a tener en cuenta en el momento de comprar una guitarra es saber con qué maderas está construida.

Desde muchísimos años atrás, los constructores y creadores de instrumentos musicales han ido seleccionando aquellos tipos de madera que han respondido mejor a sus necesidades. 

Algunas de las maderas con más tradición en el mundo de la fabricación de guitarras son el cocobolo, el palosanto o el abeto, mientras que algunas de tradición más reciente son la koa o la caoba. A día de hoy no es ningún secreto que, a parte del tipo de cuerpo o el grado de manufactura empleado, unas buenas maderas, adecuadamente secadas, son una de las bases fundamentales para construir una guitarra acústica de calidad.

Según los expertos, parece ser que la tapa de la guitarra es la responsable de cerca de un 80% del sonido del instrumento, mientras que el aro y los fondos aportan en torno al 20% restante. En este artículo, claro está, hablamos específicamente de maderas para guitarra, ya que evidentemente no todas las maderas pueden servir por igual para construir una guitarra (sea acústica, clásica o eléctrica). Estas maderas – las que utilizan para construir guitarras – se llaman “tonewoods” (traducción literal: maderas de tono). Es tan así que existen maderas para guitarra muy específicas que se usan para distintas partes del instrumento debido a la forma en la que influyen en el sonido, la resistencia…

Debes tener en cuenta que cada madera añade al instrumento características sonoras, un tono, resistencia, durabilidad, etc. Y, evidentemente, según su calidad estas mismas maderas también le agregan valor a la guitarra; factor que explica por qué hay distintos rangos de precios en el mercado. Por eso, es importante saber que el grado de calidad de las maderas que se seleccionan para la construcción de la guitarra afectará mucho al precio final del instrumento, especialmente si estamos hablando de la tapa, los aros y el fondo.

Cuando estés escogiendo tu guitarra, fíjate de dónde viene su madera. Puede ser que se trate de madera costosa, aparentemente de calidad, pero que se haya cultivado en un ambiente erróneo. Esto podría conllevar que su calidad sea deficiente. Por eso algunos instrumentos llevan certificación de calidad; fíjate en ello.

Clasifiquemos las maderas

  • Aliso: Una madera muy común en Europa. Caracterizada por tener un color claro, que se convierte en rojizo al momento del corte. Estamos ante una madera de alta durabilidad y resistencia a la humedad. Las guitarras que cuentan con cuerpo aliso se caracterizan por tener un tono limpio y claro. Cuenta con buenos agudos y graves y buena resonancia. Las frecuencias medias son las que acostumbran a ser un poco más flojas.
  • Caoba: Es una madera densa, que da al instrumento un sonido cálido y bastante dulce. Las guitarras de caoba tienen un buen sustain, con unas frecuencias bajas muy ricas, aunque los medios quedan un poco cortados. Se trata de guitarras con terminado más bien natural que se caracterizan por tener mucho “cuerpo”.
  • Ébano: Esta madera acostumbra a usarse sobre todo en los diapasones de las guitarras. Aunque, por un lado, es superior al palo rosa, también es una madera más pesada. Tiene un muy buen sustain y gran durabilidad y responde rápidamente al ataque.
  • Koa: Una madera originaria y muy común de Hawaii. Es densa y tiene mucho sustain. El sonido que da es un poco opaco y corta las notas más agudas. Acostumbran a ser guitarras de coste elevado.
  • Palosanto de Brasil: Fuerte y claro en la parte baja, rico y brillante en la parte alta, con una calidad reverberante.
  • Palosanto de la India: Muy similar a la variedad brasileña, pero con una tonalidad más gruesa y de rango medio.
  • Arce: Una madera muy resistente, densa y de alta durabilidad. El arce se utiliza en las guitarras acústicas debido a sus cualidades sónicamente «transparentes», que dejan pasar el carácter tonal del anillo superior sin una coloración de tono significativa desde el fondo y los lados. Se caracteriza por ser de color claro y por generar un sonido brillante, lleno de medios-altos y altos.
  • Fresno: Se trata de una madera resistente, algo porosa. Tiene un sonido brillante y un buen sustain. Si tienes una guitarra de fresno, verás que da una respuesta muy buena ante cualquier rango de frecuencias, desde altos, medios y graves. Te da brillo, definición y profundidad.
  • Abeto: Una madera que te da un sonido cálido, claro y brillante. Su defecto es que se trata de una madera un tanto frágil, es poco resistente y su durabilidad dependerá del cuidado que tengas.
  • Abeto Sitka: Una de las maderas más populares para tapas de guitarras acústicas. Robusta y ligera, es conocida por crear un sonido claro y potente.
  • Nogal: Se trata de una madera densa y un tanto pesada. Debido a ello, su sustain es bueno y su tono cálido y muy brillante. Una guitarra ideal para resaltar melodías debido a su brillo.
  • Pino: Esta madera suele usarse en guitarras de gama baja por ser muy común. Suele dar un sonido un tanto mudo y opaco y es poco resistente a la humedad, por lo que debe cuidarse mucho.

Como habrás visto, existen gran variedad de maderas a tener en cuenta para construir una guitarra y, más tarde, para escoger aquella que encaja mejor contigo. Como la mayoría de nosotros no somos expertos en madera, queríamos facilitarte el trabajo. ¡Esperamos que te haya servido de ayuda y no dudes en compartirlo con tus colegas!