Pastillas de guitarra: Todo lo que tienes que saber

Publicado el

Después del guitarrista, y justo antes de la madera, las pastillas son probablemente la parte que más influye en el sonido de tu guitarra. De hecho, un simple cambio de pastillas puede aportar un gran cambio al sonido del instrumento. En esto tiene que ver la calidad de construcción y componentes, pero también el tipo de pastilla, ya que cada diseño tiene un sonido bastante particular. Vamos a hacer un breve recorrido por todo lo básico que tienes que saber sobre pastillas para guitarra eléctrica.

¿Qué es una pastilla?

La guitarra es uno de los instrumentos más antiguos que existen. Sin embargo, estuvo siempre relegado como instrumento orquestal debido a su bajo volumen. Así que la amplificación de su sonido fue una de las motivaciones para crear las primeras pastillas. 

Una pastilla no es más que un dispositivo que transforma las vibraciones de las cuerdas de nuestra guitarra en impulsos eléctricos que luego son amplificados. Su funcionamiento se basa en el magnetismo, una de las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza y, en concreto, en el electromagnetismo.

Por tanto, no es extraño que el uso de los imanes sea el componente principal de los diseños de pastillas. En particular el uso de bobinas, básicamente unos tubos de cable de cobre enrollados que, por el fenómeno de la autoinducción almacena energía en forma de campo magnético. 

Muy resumidamente y sin querer entrar en demasiados detalles técnicos y matemáticos (que los tiene), la inducción es una forma de captar las vibraciones y transformarlas en impulsos eléctricos. Básicamente porque el campo magnético induce una fuerza electromotriz que se manifiesta como una diferencia de voltaje. Este voltaje puede ser amplificado y modulado.

Un poco de historia

La primera pastilla patentada se debe a George Beauchamp, quien la instaló en su instrumento eléctrico, apodado ‘Frying Pan’ (sartén), por su peculiar forma. Considerado un precursor de la guitarra eléctrica, su diseño consta de un par de imanes en forma de U, unidos a una placa que cubre las cuerdas. Los polos de los imanes están uno frente al otro y la pastilla consta de una sola bobina que recoge las variaciones electromagnéticas inducidas por la vibración de las cuerdas. 

Este diseño sería la base sobre el que se harían las siguientes mejoras. En concreto, los ingenieros de Gibson, a quienes se les atribuye la creación de la primera guitarra eléctrica en su sentido moderno, también patentaron varios diseños de pastillas, entre ellas, una que aún se usa a día de hoy: las P90

Pero tenían un gran problema: las bobinas producían un zumbido proveniente de la corriente alterna que suministra energía a los dispositivos. Este problema permaneció sin resolver hasta que, en 1957, un ingeniero de Gibson, Seth Lover, tuvo una idea bastante novedosa para eliminar el zumbido y que se sigue utilizando ampliamente hoy en día: nacían las humbuckers. El diseño se basa en dos bobinas posicionadas una al lado de la otra y debajo de las cuerdas de guitarra. Ambas recogen las vibraciones de las cuerdas, pero el enrollado del cable de cobre sigue direcciones opuestas en cada una de las bobinas, y ambas tienen también polaridades opuestas.

El resultado es que las interferencias producidas por las fuentes de alimentación se cancelan y apenas se nota ninguna interferencia, por lo que conseguimos un sonido más puro. Desde entonces, se han creado nuevas mejoras y tipos de pastillas, pero las más comunes siguen siendo las que pasamos a reseñar ahora. 

Tipos de pastillas más comunes

Hay muchos tipos de pastillas y modelos, pero aquí vamos a señalar los más comunes.

Single Coils (simples)

El primer tipo de pastilla en inventarse. Un diseño robusto que captura las vibraciones de forma efectiva, fácil de reemplazar y que produce un sonido único, sólo posible con estas pastillas. Básicamente montan una sola bobina con piezas polares (normalmente tornillos) para recoger las vibraciones y transformarlas en impulsos eléctricos. 


Se caracteriza por un sonido con presencia, brillante y cortante. El principal problema de este diseño es el zumbido que genera, aunque artistas como Jimi Hendrix lo utilizaron de manera innovadora. Hoy en día el diseño de este tipo de pastillas ha mejorado muchísimo, especialmente por los avances llevados a cabo por los ingenieros de Fender, quienes, entre otras cosas, han corregido el problema del zumbido, gracias al diseño Noiseless.

P90

Las conocidas P90 también son pastillas de bobina simple, pero las clasificamos aparte porque a pesar de tener la misma base de diseño, tienen ciertas particularidades que la diferencian. Visualmente ya parecen diferentes, ya que tienen forma rectangular y por eso también son conocidas como Soap Bar (pastilla de jabón). Pero la principal diferencia está en el tono. Las P90, como las humbucker, usan barras magnéticas bajo los polos (dos barras magnéticas planas de AlNiCo), mientras que las single coil modernas usan imanes de varilla como piezas polares. 

Este diseño se caracteriza por un rico sonido agudo, casi estridente y que con distorsión llega a sonar algo lofi (casi como un fuzz), pero si la distorsión no es muy elevada, el sonido es muy cremoso. Un sonido que se convirtió en el favorito de muchos músicos, como John Lennon o Gary Clark Junior y sus míticas Epiphone Casino.

En la parte negativa, este diseño presentaba un defecto considerable: las bobinas emiten un zumbido de la corriente alterna que suministra energía a los dispositivos. 

Humbuckers

Como ya habíamos señalado, no fue hasta 1957 que al ingeniero de Gibson, Seth Lover, se le ocurrió juntar dos single coils con el enrollado y las polaridades invertidas, haciendo que las interferencias se cancelaran, obteniendo un sonido más limpio. Estamos hablando de las humbuckers. Pastillas que son el distintivo de Gibson y reconocidas no sólo por su sonido más limpio, sino también más redondo y potente, aunque algo más oscuro que las single coil. Es por esto que son especialmente usadas en estilos que necesitan más ganancia, como el rock o el heavy, pero también en estilos como el blues y el jazz, por su sonido más lleno. 

Además, algunos modelos permiten que se puedan dividir a través de un interruptor, obteniendo un sonido parecido al de las single coil, lo que las convierte en guitarras bastante polivalentes. 

Hot Rails (Blade Pickups)

Otro tipo común de pastillas son las Blade Pickups, más conocidas como Hot Rails. Básicamente usan un par de piezas metálicas en forma de ‘cuchillas’ (de ahí el nombre Blade) También existe una variación más pequeña, las mini humbuckers, que suelen encontrarse en configuraciones SSH (2 pastillas simples en el mástil y medio, y una humbucker en el puente) de algunas guitarras estilo Strat (también conocidas como Super Strat). 

Este tipo de pastillas generan un sonido gordo y potente con mucho sustain, muy usadas en rock clásico y sobre todo en estilos más agresivos como el metal.

Gold Foils

Reciben su nombre de la lámina dorada que recubre la pastilla, hecha normalmente de papel de aluminio, y les da su característico aspecto. Las marcas Harmony y Teisco son sus precursoras, allá por los años 50. Las primeras pastillas de este tipo están construidas de la misma manera y suenan muy parecido, pero en las modernas hay mucha variabilidad.

Es un diseño muy sencillo: un imán de ferrita (como los que usan algunos frigoríficos) recubierto de goma. Hoy en día se pueden encontrar otras versiones con imanes de Alnico o cerámica, pero los imanes generalmente se encuentran fuera de la bobina de alambre. Dependiendo del fabricante, estas bobinas pueden estar encapsuladas (sumergidas en cera o un sellador similar) o no. Las encapsuladas suelen tener una saturación de armónicos algo menor que las sin encapsular.

El resultado es un sonido muy vintage, rico en armónicos sobre todo en las frecuencias más agudas. Es difícil de describir: suenan claras y al mismo tiempo suaves y comprimidas; con graves y medios espesos y cremosos, así como medios y agudos superiores claros y expresivos.

Lipstick pickups

Son pastillas de bobina simple delgadas, introducidas en los 40 por la marca Danelectro y son reverenciadas por aquellos que buscan el sonido limpio más puro. Cuando se diseñaron se utilizó una barra magnética de Alnico V con el alambre de cobre enrollado directamente alrededor de ella. Estos componentes se envolvieron en cinta de celofán, se colocó cera para rellenar y se metieron en tubos de lápiz labial dándole nombre al modelo. 

Este diseño proporcionó un tono único, influido por la limitación de tamaño principalmente, así como otros factores, como su baja salida, que proporcionan unos limpios muy claros y nítidos. Son especialmente usadas en estilos minoritarios como el surf rock, garage, etc.

Pastillas activas y pastillas pasivas

Las pastillas de guitarras se dividen además en dos tipos de pastillas (activas y pasivas) según si necesitan o no, un dispositivo externo o una batería para que reciban electricidad. A los que queráis profundizar un poco más y saber los pros y contras, ventajas y desventajas y diferencias entre ambas, os aconsejamos que leais este artículo:

Configuraciones

Por último, vamos a hablar de cómo las distintas configuraciones de pastillas (es decir, las combinaciones que hagamos usando distintos modelos) pueden aportar versatilidad y un sonido propio. 

Empecemos hablando de las configuraciones más típicas usando pastillas Single Coil (S) o Humbucker (H) . 

SSS

Esta es la configuración estándar de cualquier guitarra tipo Strat. Es una configuración bastante polivalente, ya que permite de base cinco combinaciones entre pastillas (puente, puente-medio, medio, medio-mástil, mástil), pero que pueden ser más dependiendo del modelo. Una configuración clásica para estilos como el rock, blues, funky, country, etc. Es polivalente, pero al estar configurada sólo con single coils, el sonido strat se mantiene. 

HH

La configuración estándar de las guitarras tipo Les Paul. Una humbucker en el puente y otra en el mástil. Una configuración especialmente buena para sonidos que necesitan ganancia y volumen (rock, heavy, metal, etc.) o un sonido lleno y limpio (jazz, blues, etc.). Existen conmutadores que dividen las pastillas simples en dos, haciendo que suenen como si fueran simples. No llegan a tener la tonalidad exacta de una Strat, pero dan el pego. 

Configuraciones alternas

Usando pastillas simples (S) y dobles (H) podemos conseguir muchos otros tipos de configuraciones. Las más comunes son las siguientes:

HSH

Dos humbuckers en el puente y mástil para un sonido potente y gordo, y en el medio una single para sonidos más mediosos y cortantes, además de las combinaciones entre ellas. Muy común en guitarristas que buscan ganancia y sonido pleno, pero también tener algo más de rango para conseguir sonidos algo distintos a la típica configuración HH. 

SSH

Normalmente la pastilla del puente de una Strat es la que se usa para los estilos más cañeros, es por eso que muchos guitarristas colocan ahí una humbucker que, además, suele tener un conmutador para dividirla y poder seguir disfrutando de la configuración clásica Strat, pero poder tener además el sonido gordo y con mucha ganancia de la humbucker. 

Conclusión

Como habrás podido comprobar, el mundo de las pastillas es en teoría sencillo, pero en la práctica muy complejo, ya que los distintos tipos y combinaciones te permiten esculpir un sonido u otro. 

Si eres totalmente nuevo en este mundo, esperamos que ahora tengas una buena base. Nuestro consejo si aún así sigues perdido, es primero determinar qué tipo de música quieres tocar y qué sonido buscas. Para ello, lo mejor es que analices el sonido de tus guitarristas favoritos y averigües qué tipo de pastillas y configuraciones usan, y empezar por ahí. Una vez estés familiarizado con las configuraciones más básicas, ¿por qué no experimentar un poco y buscar nuevas fronteras sónicas?

Si te ha gustado el artículo, suscríbete a nuestro Newsletter para no perderte ningún contenido, tutoriales, sorteos de guitarras y descuentos exclusivos. Sólo tienes que poner tu email aquí abajo.