Las sostenibilidad en la fabricación de guitarras

The Ebony Project, Taylor Guitars
The Ebony Project, Taylor Guitars

La sostenibilidad en la fabricación de instrumentos musicales es un tema que a los amantes de las guitarras nos preocupa cada vez más. Y es que el sector de los fabricantes de guitarras está en el punto de mira de autoridades de todo el mundo. Una de las preguntas que más a menudo nos planteamos es: ¿cuánta madera es necesaria para fabricar tantos miles de instrumentos al año? Quizá mucha más de la que podamos imaginar. Por eso muchas grandes compañías están implantando maderas alternativas para sustituir a las tradicionales como el palorrosa o el ébano, siendo a su vez más respetuosos con el medio ambiente y dicho sea de paso, cumpliendo con las duras y necesarias normativas actuales.

Empresas como Santa Cruz, Tom Anderson, Larrivée o Taylor han querido posicionarse entre las más concienciadas con el problema y han implantado dentro de sus empresas departamentos destinados exclusivamente a la búsqueda de maderas certificadas o responsables con el medio ambiente. En nuestro anterior artículo sobre Santa Cruz, ya pudisteis comprobar el compromiso real de su fundador Richard Hoover con algo que ama doblemente: la naturaleza y las maderas para fabricar sus guitarras, y todas ellas provienen de plantaciones responsables.

The Ebony Project

En un artículo reciente de la revista Forbes se trata el tema en profundidad tomando como referente a Bob Taylor, fundador de Taylor Guitars, quien junto a Vidal Teresa, de la empresa española Madinter, acordaron comprar el ébano a la empresa maderera ‘Crelicam’, en la capital de camerún, Yaoundé. El siguiente involucrado en el proyecto fue Scott Paul (ex director de la campaña forestal de Greenpeace en EEUU) quien fue contactado por Bob Taylor hace cosa de dos años. Sobre la mesa se habló de una ambiciosa iniciativa de reforestación en la cuenca del Congo, en África Occidental.

El llamado “Proyecto Ébano”, en el que están involucrados empresas, comunidades locales e investigadores, ha plantado cerca de 4000 nuevos brotes de ébano en Camerún, con la intención de llegar a la cifra de 15000 árboles. Aparte de la propia plantación, se intenta enriquecer los medios de vida rurales, engendrar una generación de científicos africanos y avanzar en la investigación ecológica. Tal y como nos explica, Luisa Fiona Willsher, de Madinter, el objetivo es “no es sólo abastecer a la industria de la música de ébano de calidad, al mismo tiempo, la empresa debe tener un impacto positivo, tanto en el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales, como en la calidad de vida de los empleados y sus comunidades”.

No es la primera vez que una empresa ha considerado replantar árboles. Pero los esfuerzos anteriores se abandonaron en gran parte debido a que los árboles pueden tardar 100 años o más en crecer y ser económicamente viables.

La empresa encargada del Proyecto Ébano enseña a los viveros establecidos técnicas básicas de propagación de plantas y les paga para cuidar a los árboles pequeños, en ocasiones hasta dos años, para luego plantarlos en el bosque. Esto ofrece un incentivo inmediato para que los habitantes de esa zona se involucren. Según cuenta en la entrevista Scott Paul, también están plantando cinco tipos diferentes de árboles frutales codiciados localmente, los cuales tardan entre tres y cinco años en dar sus frutos, con los que se podrá comer, comerciar o vender.

Embarcarse en el proyecto reveló que sorprendentemente se sabía muy poco acerca de cómo reforestar el ébano. El conocimiento de la técnica de cultivo era esencial. No bastaba con plantar semillas aquí y allá, sino que era necesario profundizar en cual era la mejor manera de hacerlo. Tom Smith, profesor en la universidad de California y cofundador del proyecto lo ha dejado claro: «La ciencia de la conservación en los próximos 20 años en África será la ciencia de la restauración».

Más legislación para combatir la desforestación

En las últimas dos décadas, las preocupaciones sobre la sostenibilidad se han infiltrado en la infraestructura legislativa mundial. La ley Lacey en Estados Unidos, que prohíbe el tráfico ilegal de vida silvestre, se actualizó en 2008 para incluir productos forestales. Una legislación similar se promulgó en Europa, Japón y Australia. La CITES, un acuerdo internacional entre los gobiernos para garantizar que el comercio no amenace a las especies de animales o plantas en peligro de extinción, está en boca de todos.

¿Qué es el CITES?

En 1973 se creó la CITES con el objetivo de asegurar la supervivencia de la fauna y flora mundial mediante la regulación del comercio internacional de las especies amenazadas. A día de hoy, más de 35.000 han sido incluidas en las listas de protección a diferentes niveles, entre ellas las empleadas por los fabricantes de instrumentos debido a su calidad y propiedades sonoras.

Esto no significa que se prohíba el comercio, significa que se deben realizar una serie de declaraciones que faciliten la trazabilidad de la madera, para asegurar que tiene un origen legal.

Las últimas especies de maderas que entraron en CITES el 2 de enero de 2017 son:

  • 3 especies de Bubinga: Guibourtia demeusei, Guibourtia pellegriniana y Guibourtia tessmannii.
  • Todas las especies de Dalbergia: La Dalbergia es una familia que engloba a un gran número de especies (Dalbergia latifolia, Dalbergia baronii, Dalbergia retusa, Dalbargia melanoxylon…). Todas las especies que empiezan por Dalbergia entraron en CITES el 2 de enero de 2017. La mayoría de estas especies son conocidas popularmente como Palosanto (Palosanto de India, Palosanto de Madagascar). Otras tienen otros nombres comunes, como el Cocobolo o el Granadillo.

Esto hace que directamente los stocks de instrumentos musicales en las tiendas de nuestro país tengan que ser certificados antes de su importación por parte de los distribuidores.

Es necesario que nos demos cuenta de que legalmente, y también ética y moralmente, el mundo está cambiando muy rápido y por tanto, los constructores de guitarras necesitan educarse y ser conscientes de lo que está sucediendo.