Hola, usamos cookies. Si continúas navegando aceptas el uso de cookies.

Guitarras flamencas de estudio

Publicado el

La guitarra flamenca se ha hecho un nombre tan importante a nivel internacional que prácticamente se ha convertido en un símbolo de nuestra cultura. No hay prácticamente rincón en el mundo que no sepa de su existencia, desde América a Asia, pasando por el resto de continentes, la guitarra flamenca levanta pasiones allá donde se la escucha. 

Y no es para menos, su sonido puede pasar de ser percusivo e incisivo a dulce y melancólico. Aprender a tocar sus complejos ritmos y frases melódicas no es fácil, pero puede llegar a convertirse en un placer musical sin igual. Para facilitar el aprendizaje lo mejor es hacerse con un buen instrumento que motive a ser disciplinado. Y para eso, hemos seleccionado dos de las mejores guitarras de flamenco para principiantes del mercado. 

Diferencias con guitarra clásica

Pero antes de las recomendaciones, habrá muchos que se pregunten por las diferencias con una guitarra clásica. ¿No se puede tocar flamenco con una guitarra española normal? Y la respuesta es que sí y que no. Evidentemente puedes tocar flamenco en una guitarra española estándar, pero no vas a conseguir el sonido característico. ¿Por qué? Porque las maderas utilizadas son distintas, al igual que las barras internas armónicas que colorean el sonido o el tamaño de los aros y, muy importante, la acción de sus cuerdas que suele ser muy baja y proporcionan el denominado “trasteo clásico”. 

Por ejemplo, las maderas para guitarra flamenca se caracterizan por utilizar maderas principalmente ‘blancas’ como el abeto alemán o el ciprés español para los aros, fondo y tapa. Aunque hoy en día el abanico de maderas usado es mucho más amplio y se hacen experimentos interesantes que combinan características de ambos tipos. Pero nosotros nos vamos a centrar en las guitarras flamencas tradicionales. 

Alhambra

Guitarras Alhambra lleva más de medio siglo haciendo instrumentos de la más alta calidad. Así que no es extraño que nos decantemos por esta marca reconocida mundialmente, que fabrica sus instrumentos en España, combinando el saber artesanal con las mejores tecnologías para dotar de una calidad fuera de toda duda a sus productos. 

En su amplio catálogo, Alhambra tiene dos guitarras con un sonido flamenco muy puro y dirigidas al inicio con el instrumento: la Alhambra 2F y la Alhambra 3F. En estos dos modelos se intenta combinar la mejor fabricación y relación calidad-precio para aquellos que quieren iniciarse en el estudio del flamenco. O dicho de otra forma, la mejor guitarra posible en ese rango de precios. Unos modelos con los que el guitarrista podrá empezar a conocer y desarrollar los diversos toques y palos flamencos, con un instrumento que le aportará no solo una buena sonoridad, sino también una gran comodidad a la hora de tocar que se traduce en mayor seguridad en la interpretación.

Alhambra 2F

La Alhambra 2F, es una guitarra con un sonido muy flamenco, un regreso al sonido más puro y tradicional del flamenco. Construida con madera de cedro macizo en su tapa y aros y fondo de sicomoro, destaca su barniz con poro abierto (Open Pore) para aportar más resonancia. Completan sus características un mango de samanguila, diapasón de palosanto de india y clavijeros niquelados. 

Simplemente, se trata de la mejor inversión calidad precio del mercado para todo aficionado o estudiante que quiera comenzar en el mundo de la guitarra flamenca. Además es muy ligera, y eso es una gran ventaja por su comodidad y para poder desplazarse con ella.

Este modelo fue desarrollado siguiendo las especificaciones del guitarrista flamenco Carlos Piñana, quien comentó, tras oírla: “La primera vez que escuche sonido, me vinieron a la cabeza las guitarras de flamenco de mi infancia, que tocaban mi padre y mi abuelo en casa. Fue como volver a las raíces”.

Alhambra 3F

El modelo Alhambra 3F por su parte es una guitarra blanca muy versátil con un tono muy flamenco (tradicional, fuerte y percutivo) ligeramente más brillante que el de una guitarra clásica y con un gran sonido gracias a su tapa de abeto alemán. Se puede decir que es una continuación mejorada de su predecesora que incorpora como novedad dos cejuelas de diferente altura para adaptarse a los gustos a la hora de tocar de cada guitarrista. Ambas alturas están totalmente adaptadas a la guitarra, para que el ceceo sea el justo y además se asegure la comodidad en la interpretación. Diseñada para moverse rápidamente por el diapasón.

Es un instrumento que recomendamos a todo guitarrista aficionado al flamenco que no sólo quiere iniciarse, sino que quiere algo que le proporcione una calidad a largo plazo. ¿Qué cabe esperar de esta guitarra? Un rasgueo muy flamenco, “percusivo” y con buen volumen. Además es una guitarra que define muy bien la melodía y los bajos, que aún siendo  poderosos, están muy equilibrados. Tanto la cejuela como la silleta son de melamina, un material altamente conductor que ayuda a equilibrar el sonido en el instrumento.

Además de su tapa de abeto, destaca también su color claro debido al Sicomoro de los aros y fondo. El mástil de samanguila, el diapasón de palosanto de India y los clavijeros niquelados completan unas características de una guitarra que sin duda da mucho más de lo que pide. 

Conclusión

En resumen, si estás pensando en iniciarte en el hermoso arte de la guitarra flamenca, qué menos que hacerte con una guitarra hecha en España por artesanos que saben lo que hacen y que usan los mejores materiales para proporcionar ese sonido tan característico.  Ten por seguro, que no te arrepentirás. 

Únete a nuestro newsletter

Descuentos exclusivos para nuestros suscriptores