Entrevistamos a Bob Taylor

Bob Taylor, luthier y empresario fundador de Taylor Guitars, nos ha concedido una entrevista en la que nos habla sobre el presente y futuro de la marca, y de su gran compromiso personal con la conservación de bosques y la sostenibilidad. Ha sido un gran honor conversar con una de las grandes leyendas de la construcción de guitarras acústicas en una de las pocas entrevistas que ha concedido en su vida. Un hombre de gran inteligencia a quien merece mucho la pena prestar atención porque sus decisiones actuales probablemente señalen el camino que seguirán la mayor parte de fabricantes de guitarras.

En lo referente a la construcción, sabemos que no solo se esfuerzan en fabricar los mejores instrumentos posibles, sino que además os preocupáis por el cuidado de los árboles y del medio ambiente.

Desde hace ya muchos años empezó a hacérseme evidente de que vivimos en un tiempo donde cada vez quedan menos árboles en los bosques. Así que lo primero que hicimos hace ya años fue cuidar muy bien de nuestras maderas en la fábrica. Sin embargo, conforme fuimos creciendo como empresa, empezamos a ir a los lugares donde talaban la madera. Empezamos a involucrarnos, abrimos fábricas propias en esos lugares y empezamos a trabajar en el tema de la reforestación. Pienso que la reforestación es el objetivo para poder seguir haciendo guitarras de aquí a cien o doscientos años. Así que no solo trabajamos desde la fábrica en el tema de la conservación sino que, por ejemplo, tenemos aserraderos en sitios como Camerún donde procesamos el ébano.

Por cierto, mi socio allí es una empresa española de Madrid llamada Madinter, suministrador de maderas para todos los luthiers españoles y muchos otros luthiers alrededor del mundo. Juntos, mi socio Vidal de Teresa y yo, somos propietarios de ese aserradero en Camerún. Allí tenemos fantásticos programas funcionando. También tenemos empresas en Hawai, donde estamos reforestando bosques de Koa.

Mucha gente piensa que podrías plantar un árbol por cada uno que talas. La realidad es que seguramente tengas que plantar cien árboles, quizás mil por cada árbol que se tala. Así que estamos trabajando en algo a lo que llamamos “domesticar la madera”. La razón es que hasta ahora solo se han talado árboles silvestres. Ahora imagínate que sólo comieras tomates o cebollas silvestres, trigo silvestre o maíz silvestre. No daría para todos. Esos productos se han domesticado. Algunos árboles sí han sido ya domesticados. Por ejemplo el nogal o el roble. Sobre todo las especies comunes. Es hora de hacer lo mismo con las especies tropicales. Es hora de mejorar estas especies y plantarlas, a lo mejor en plantaciones destinadas a esta industria, y reforestar los bosques para que puedan crecer. A lo mejor poder talar algunos salvajes de aquí a cien años, pero sobretodo crear áreas destinadas a la plantación y explotación de árboles exclusivamente para la fabricación de guitarras. ¡Es muy posible!

Taylor siempre parece estar mejorando sus instrumentos. Lo hablamos antes con Andy Powers. Él está haciendo un trabajo increíble cuidando el tono de las guitarras. Hablando de maderas, ¿Cómo influyen o modifican el tono? Y en cuanto a especies en peligro como el palo rosa. ¿Cómo abordáis la decisión de sustituir el tipo de madera utilizada para la construcción de guitarras? ¿Cómo decidís qué tipo de madera utilizar en estas nuevas guitarras?

Estamos totalmente sorprendidos con los resultados en nuevos modelos que hemos probado. Podemos constatar que el sonido incluso mejora. No sólo en el tacto pero también en la calidad sonora. Háblanos un poco sobre esta decisión.

Verás. Nos gusta encontrar y utilizar maderas que tengan las características resonantes adecuadas. No todas las maderas la tienen. Algunas sí. Por ejemplo el arce ha sido siempre una buena madera, se ha utilizado siempre en violines, chelos, contrabajos, mandolinas, guitarras de jazz… no tanto en acústicas de tapa plana. Algunas guitarras flamencas también están construidas con arce pero suele utilizarse más el ciprés o el palo rosa. Pero… nuestra arma secreta es lo brillante que es Andy. Él es un muy, muy, muy buen constructor y tiene la capacidad – más de lo que yo soy capaz. Yo soy un buen lutier pero él es el mejor. Tiene la habilidad de mirar a esas maderas e imaginarse como debería ser el interior de la guitarra para que cada una de esas maderas suenen fantásticas.

Así que nos gustan el arce, por supuesto nos gusta el palo rosa y la caoba. También nos gusta la acacia negra de Australia. Es como una prima del árbol de koa. Tiene unas características acústicas increíbles como el koa. Así que buscamos maderas que estén disponibles y que se puedan talar de una manera sostenible. Otra cosa que hacemos es intentar entrar en colaboración con diferentes organizaciones que integran la Red List, una organización internacional de la UN, que contabiliza la cantidad de árboles de un país. Por ejemplo el ébano está vigilado por la organización IUCN Red List, la cual enumera la condición de todas las especies de árboles en el mundo. Descubrimos que por ejemplo que el ébano no estaba para nada en peligro en países como Camerún o en el oeste de África. Es una de las razones por la que me gusta tanto África. Ahí tenemos la oportunidad de hacer las cosas bien. En otras palabras, talar a un ritmo moderado y plantar a gran escala.

Quiero decir que el fabricante tiene que tener unos procedimientos y un quehacer muy equilibrado. Saber que maderas utilizas, entender cuánta queda y cuanta puedes talar y partir de ahí hacer la mejor guitarra posible. Teniendo cuidado en tampoco poner en peligro las maderas alternativas. No es parar de utilizar palo rosa y cambiar al palo de hierro porque si todo el mundo toma ese camino en pocos años el palo de hierro también estará en peligro. Tiene que ser un enfoque equilibrado y bien meditado.

Creo que si una empresa como la nuestra toma esa responsabilidad, podemos dar a los guitarristas un enfoque alternativo no sólo a las maderas tradicionales sino a cómo explotarlas y conservarlas.

Sí. Creemos que es muy interesante la idea de que se trabaje de una manera sostenible de cara a poder conservar el medio ambiente.

La sostenibilidad es probablemente la idea que tengo más presente en estos momentos. Tengo mucha suerte de tener a Andy para ayudarme a diseñar guitarras. Está haciendo mejor trabajo del que hice yo. Ahora puedo centrarme en cosas como de donde viene la madera, como se maneja la replantación o como poder domesticarla. La belleza del asunto es que puedes crear madera. Puedes plantar árboles. La parte negativa es que es un proceso larguísimo. Cien años en algunos casos. Doscientos en otros. Aun así no me importa porque creo que seguiremos estando aquí en doscientos años.

Por ejemplo esta guitarra es muy interesante porque está hecha de una madera muy común llamada etimoé. Nosotros la llamamos copaifera. Ha pasado por un proceso gaseoso para que tenga este aspecto parecido al palo rosa. Siendo una madera común tiene un sonido precioso parecido al palo rosa. Aun así tiene un color más dorado, casi verdoso con un poco de rojo. Haciendo este proceso, por cierto hecho en Valencia, conseguimos este aspecto tan parecido al palo rosa con el sonido tradicional del palo rosa. Pero no es palo rosa.

Siempre tienes que tener en cuenta poder darle al guitarrista las sensaciones a las que está acostumbrado porque, creo que aquí todos estaremos de acuerdo, los guitarristas se guían por una tradición. Si te alejas demasiado de lo tradicional, al ojo del guitarrista siempre hay una pequeña resistencia. Creo que los guitarristas deberían tener una mente abierta pero el fabricante debería solucionar problemas para ellos. No es responsabilidad del guitarrista solucionar los problemas, es mía. Así que mírala. Es una guitarra preciosa. No es palo rosa y la madera se cortó y produjo en España. ¡Fantástica!

Es muy bonita. Parece palo rosa.

¿Tú creerías que es palo rosa?

Sí, sin duda.

Esta madera ha estado expuesta a un tratamiento gaseoso muy avanzado en Valencia. No es un tinte. Toda la pieza de madera adquiere este color. Si hubiera hecho esta guitarra con su color original sonaría igual. A la gente le encantaría el sonido pero su primera impresión al verla sería de rechazo. Pero mírala. ¡Es fabulosa! Estas son algunas maneras de encontrar soluciones. Creo también que no sólo necesitamos una solución, sino muchas.

Muchas gracias por su tiempo, Bob. Ha sido un placer que compartieras esta información con nosotros.

Más información: Taylor Guitars